Cualquier individuo u organización puede establecer una fundación, incluida una familia, una corporación, un grupo de amigos, una celebridad o un atleta profesional. Aquí, se enfoca en los atletas, tanto líderes actuales en su deporte como otros retirados de la competencia, que comienzan las fundaciones como una forma de hacer más el bien en el mundo.

Con la atención adicional que algunos atletas enfrentan por parte de los fanáticos y los medios de comunicación, es importante estructurar y administrar la base del atleta profesional de manera adecuada.

¿Qué es una Fundación?

Generalmente, una fundación es una organización que apoya actividades caritativas para el bien común. Las fundaciones trabajan para ayudar a otras organizaciones, instituciones o personas con fines científicos, educativos, culturales, religiosos u otros fines caritativos (como lo llega hacer FUNDESA).

Muchas organizaciones filantrópicas y benéficas se consideran “fundaciones”. El nombre de la fundación en sí mismo puede representar varios tipos de organizaciones.

El IRS distingue entre dos entidades:

Las privadas, que generalmente son financiadas por un individuo, una familia o una corporación.

Organizaciones benéficas públicas, que pueden ser grupos sin fines de lucro o fundaciones comunitarias que recaudan dinero del público en general.

Los deportistas profesionales establecen ambos tipos de fundaciones. Existen lugares que ayudan a los atletas profesionales y sus agentes y asesores a determinar la mejor estructura corporativa y fiscal para que su fundación encuentre el éxito a largo plazo.

Fundaciones Privadas

Algunos deportistas prefieren organizar “privadas” que ellos mismos dotan y financian. Estas entidades pueden ofrecer a los donantes más control sobre sus donaciones caritativas. Se trabaja con el deportista profesional para asegurarse de que esta estructura ofrezca una buena ventaja fiscal en comparación con otras entidades.

Las privadas a menudo invierten su principal financiamiento y luego distribuyen los ingresos de esas inversiones con fines benéficos. Las fundaciones a menudo otorgan subvenciones financieras a otros. Sin embargo, algunas fundaciones privadas también pueden operar programas. Ayudamos a los deportistas profesionales y sus asesores a definir los planes estratégicos de la fundación.

Fundaciones benéficas (estado de organización benéfica pública)

Algunos atletas prefieren establecer “fundaciones benéficas” que tengan un estado de organización benéfica pública porque esta entidad puede permitir que otras personas, corporaciones y fundaciones contribuyan a su fundación. A estos atletas les puede gustar organizar eventos especiales de recaudación de fondos (torneos deportivos, galas, eventos especiales) para recaudar contribuciones para una causa que el atleta ha preseleccionado.