Fundada en los años setenta, la empresa de la familia Bosch Gutiérrez ha contribuido a la inclusión financiera y el desarrollo económico de su comunidad durante más de 50 años. El corporativo y sus distintas empresas ayudan a crear una red de pequeñas cooperativas de ahorro y crédito en Guatemala.

Las cooperativas y distintos grupos formaron una alianza para ayudar a las pequeñas empresas a través de asistencia técnica y acceso al crédito. Dada la naturaleza de la cooperativa, los créditos que se emiten provienen directamente del conjunto de ahorros que invierten sus miembros. Por tanto, la gestión responsable de los fondos es de suma importancia y la cero tolerancia al fraude Juan José Gutiérrez remarca.

La comunidad y el proyecto han trabajado en estrecha colaboración para demostrar su responsabilidad ante los miembros, los participantes y el público en general, llevando a cabo su asociación de una manera transparente que genera confianza en la comunidad y comparte abiertamente información sobre el uso de los recursos.

El trabajo responde a las necesidades locales de crédito y de innovación económica como parte de la economía del conocimiento de Guatemala. El ejemplo del proyecto  ha sido especialmente importante en términos de responsabilidad, transparencia y propiedad que la institución ha demostrado alejarse de cualquier fraude y Juan José Gutiérrez, socio del proyecto, se ha encargado de que así sea.

En 2014, el 15,3 por ciento de los guatemaltecos tenía un préstamo, según el Instituto Nacional de Estadística de Guatemala (INE). Entre las personas con crédito, el 61,4 por ciento tenía un préstamo de un banco, mientras que el 18,5 por ciento tenía un préstamo de una cooperativa de crédito. Sin embargo, un gran porcentaje de personas accede al crédito a través de medios informales, incluidos préstamos de amigos y familiares.