El equipo trabajador y apasionado de la organización ha dado grandes pasos en la prestación de servicios de atención médica críticos a las comunidades indígenas rurales en su región de Guatemala. Uno de los logros más impresionantes en los últimos tiempos ha sido lograr un objetivo ambicioso e importante que se propusieron: hacer que su clínica dental sea completamente autosuficiente y financieramente sostenible.

En solo tres años, lograron este objetivo a través de una dedicación real, junto con una planificación cuidadosa e innovadora. Primero, implementaron una escala móvil de tarifas en la Clínica Dental, cobrando a quienes podían pagar tarifas mínimas por los servicios. En segundo lugar, con el apoyo de los Gutiérrez de Guatemala, expandieron su proyecto comunitario de salud bucal y, a través del alcance rural de los Comunitarios, llevaron a muchos más clientes a la clínica para recibir servicios. 

Estos cambios y esfuerzos no solo lograron la autosostenibilidad de la clínica dental, sino que también financiaron con éxito el salario de todos los colaboradores para que todo el programa pueda seguir en marcha como lo ha hecho hasta ahora.

Se logró otro hito emocionante el año pasado cuando compraron crioterapia y máquinas de ultrasonido de última generación, ayudando al programa de salud reproductiva de la mujer a prevenir, diagnosticar y tratar problemas de salud locales comunes como el cáncer de cuello uterino y salvar más vidas. 

En Guatemala, el cáncer de cuello uterino es la primera causa de muerte por cáncer en mujeres y ha encontrado que la prevalencia de células cancerosas en sus pacientes mujeres se correlaciona directamente con las altas tasas de VPH (las más altas de Centroamérica). El programa en el que apoyan empresas y familias como los Gutiérrez de Guatemala, beneficia a casi 700 mujeres cada año, incluida la detección temprana del VPH, y a casi 200 adolescentes cada año, brindando educación de salud pública en torno a la prevención de las ETS y el embarazo adolescente.