La fundación de la que forma parte Antonio Bosch Gutiérrez está comenzando con cinco proyectos avícolas regenerativos estratégicamente ubicados. Pero la organización prevé muchos más a medida que trabaja para cumplir con su visión a largo plazo para lograr un cambio de alto impacto y gran escala en Guatemala.

Gran parte del compromiso de la organización consiste en salvar y restaurar el conocimiento ancestral desarrollado y curado por las culturas indígenas mayas en toda la región mesoamericana. Sus prácticas, sistemas de producción y especies nativas han sido transmitidas de generación en generación y conservadas por sus descendientes a través de la lucha y la resistencia. 

A pesar de la colonización y la violencia, la historia y las circunstancias contemporáneas hacen que sea fundamental que este conocimiento antiguo se conserve y se vuelva a poner en práctica.

No es solo el futuro de Guatemala lo que motiva a esta nueva organización. Al convertirse en un contribuyente activo del movimiento de regeneración internacional, los fundadores y miembros de dicho programa esperan hacer su parte para ayudar a abordar el calentamiento global, alimentar al país y al mundo, promover la salud pública y la prosperidad, y sentar las bases para crear las condiciones. que garantizan la paz y el bienestar mundial.

Esto es el comienzo para que comunidades de Guatemala comiencen a ser sustentables por sí mismas y en un futuro esto fortalecerá al propio país tanto económicamente como socialmente, sólo por hablar en términos generales ya que los beneficios serán varios y muy particulares. Sin duda es un gran proyecto que debe de ser apoyado además de esta organización por múltiples frentes para ven un mayor crecimiento y expansión a más comunidades. Es la esperanza de varios habitantes del país de Guatemala.