Tips limpieza estufa

Es difícil no hacer un desastre en la cocina; entre ingredientes, preparaciones e incidentes, la estufa puede terminar con un montón de suciedad y grasa encima. Si te cuesta trabajo conseguir una estufa limpia, este artículo es para ti.

¿Por qué es importante limpiar tu estufa?

Limpiar la estufa es importante porque es el área de la cocina que es más propensa a la grasa, la suciedad de los alimentos y la acumulación de bacterias.

También es importante desinfectar esta parte de la cocina, especialmente si preparamos carnes como el pollo. Si no se realiza una limpieza adecuada se pueden propagar las bacterias y los gérmenes de los alimentos que se están cocinando. Limpiar la cocina reducirá la probabilidad de enfermedades estomacales.

Así que preparemos nuestras mejores herramientas de limpieza y manos a la obra.

¿Que pasa si no la limpias?

No limpiar nuestra parrilla, hará que la grasa y comida se acumulen. Esto hará más difícil quitar manchas y costras de mugre en un futuro.  Además de las bacterias, esto puede provocar el desgaste prematuro de las hornillas y reducir su vida útil por no limpiarla.

¿Con qué frecuencia se debe limpiar?

La frecuencia con la que debes limpiar tu cocina depende del uso que le des. No se ensucia igual una cocina en la que no se cocina seguido y que cuando se hace sólo se prepara comida para uno a otra en la que se preparan alimentos diario para una familia de cuatro.

Si te preocupa que la grasa y los alimentos se acumulen sobre la parrilla de tu cocina, puedes limpiarla rápidamente con una paño húmedo y un poco de desengrasante después de cada uso, eso sí, asegurate de que las hornillas se encuentren limpias.

¿Cómo limpiar una estufa de gas?

Si tienes una estufa de gas, te recomendamos seguir este proceso para limpiarla correctamente.

Necesitarás: 

  • Paño
  • Esponja no abrasiva
  • Jabón para trastes
  • Bicarbonato de sodio
  • Vinagre

Una vez que tengas todo, esto es lo que debes hacer:

  • Asegúrate de que la estufa está fría y apagada antes de limpiarla
  • Limpia el área de la parrilla con un paño húmedo
  • Talla toda la parrilla con el jabón para trastes y la esponja
  • Si la superficie está demasiado grasienta, utilice una mezcla de bicarbonato de sodio y vinagre en una proporción de 1:2 y déjala reposar antes de limpiarla. También puedes utilizar esta mezcla para los quemadores.
  • Seca toda la parrilla con una paño limpio, vuelve a colocar las cabezas de los quemadores y ¡listo!

Toda esa suciedad y grasa desaparecerá antes de que te des cuenta.

También podría interesarte: Alimentos con vitaminas esenciales para los niños