A todo el mundo le gusta ir al cine. Ver las últimas películas en la gran pantalla es una cita perfecta, una divertida salida familiar y una forma relajada de pasar la tarde con los amigos.

Las luces están apagadas, las máquinas de palomitas están desconectadas, y ver una película en el cine no es posible en este momento. Pues instalar una sala de cine en casa de lujo sería la solución perfecta. Con uno de estos chicos malos a su disposición, podrá disfrutar de la experiencia cinematográfica desde la comodidad de su propia propiedad. Y las ventajas no acaban ahí.

1. Puedes ver las películas en todo su esplendor

A los verdaderos cinéfilos les encantará tener su propia sala de cine para retirarse por las noches. Al fin y al cabo, no se trata del típico salón. Estos espacios cinematográficos creados especialmente para ello elevan la configuración estándar de la televisión y el sofá a un nivel completamente nuevo.

¿Por qué tener una sala de cine en casa? Para decir adiós a esa pequeña pantalla de baja resolución. Si opta por soluciones de cine en casa de alta calidad, obtendrá lo mejor en términos de calidad visual y de sonido. La última tecnología (barras de sonido, pantallas ultra HD y soluciones de iluminación) le permite ver sus películas, programas de televisión y eventos deportivos favoritos tal y como fueron diseñados para ser vistos.

2. Es un toque de lujo

Todos nos merecemos un capricho de vez en cuando. Y, créanos, no hay mejor manera de hacerlo que instalando una pantalla gigante de cine en casa, con altavoces de sonido envolvente y cómodos asientos. Al igual que las pistas de tenis o las piscinas, las salas de cine en casa son un lujoso complemento para cualquier propiedad que hace la vida más fácil y agradable.

En efecto, está comprando algo más que una sala de cine. Está invirtiendo en su imagen personal y obteniendo a cambio un nuevo estatus y prestigio. Se convertirá en la envidia de sus amigos, familiares y compañeros de trabajo, que estarán deseando venir a probar la sala de cine.

3. Ofrecen total comodidad y conveniencia

Nos gusta ir al cine tanto como a cualquier otra persona. Pero seamos sinceros, la experiencia típica del cine no está exenta de problemas. Desde sentarse al lado de extraños hasta intentar oír por encima de sus masticaciones y charlas, no faltan las formas en que puede resultar molesto.

4. Ver las películas el mismo día del estreno

Se acabaron los días en los que los cines tenían acceso premium a las películas en su fecha de estreno, los DVD salían 6 meses más tarde y la televisión o los reproductores a la carta se hacían con las grabaciones un año más tarde.

Con plataformas de streaming que ahora tienen acceso a las películas que se estrenan en los mismos días que los cines, no hay literalmente ninguna razón para salir de casa para ver una película.

También podría interesarte: Wifi o Bluetooh que es mejor para escuchar música