Comprar tu primera moto es una experiencia que nunca olvidarás, y créenos cuando decimos que casi todos los locos por las motos desearían poder volver atrás en el tiempo, al día en que compraron la suya.

Por supuesto, algunos de esos veteranos también te dirán que, si pudieran hacerlo todo de nuevo, hay algunos errores que seguro evitarían. Te compartimos algunos consejos que te ayudarán a elegir la que se adapte mejor a tu estilo de vida y a hacer que comprar tu primera moto sea una experiencia memorable

1. Conoce los tipos básicos de moto y elige la que te va mejor

Hay muchos tipos de motos y cada una de ellas es buena para un tipo diferente de conductor y un estilo de conducción. Para decidir cuál es la mejor para ti, deberías tener una idea general del tipo que buscas antes de empezar a comprar:

Motos deportivas: si buscas velocidad, las motos deportivas pueden ser lo tuyo. Estas motocicletas son ligeras y ultrarrápidas, están diseñadas para ofrecer potencia y maniobrabilidad en la pista. Pueden ser difíciles de manejar para alguien que está aprendiendo.

Motos Cruiser: las Cruisers son las icónicas motos de estilo “Chopper” que mucha gente imagina cuando piensa en motos. Suelen ser más grandes, más pesadas y están construidas para mantener la comodidad en las largas distancias más que ser veloces.

Motos Naked: se han vuelto las más populares últimamente. Son ideales para los principiantes pues tienen un estilo de conducción vertical, suelen ser compactas. Son perfectas para el día a día pero poco recomendable para viajes.

Cafe Racers: pequeñas, rápidas y ligeras, las cafe racers están diseñadas a partir de las motocicletas europeas de mediados del siglo XX. Su manejo superior las hace perfectas para los paseos cortos a alta velocidad, y su estilo clásico y minimalista las convierte en un éxito entre los pilotos más jóvenes.

Motos de turismo: esta es la mejor opción para aquellos que realmente quieren vivir en la carretera. Estas motos suelen ser de las más grandes y pesadas que se pueden encontrar, lo que les confiere una conducción suave pero las hace potencialmente difíciles para los principiantes.

Motos Off-Road: también conocidas como motos de cross, estas motos cuentan con suspensiones altas y neumáticos de tacos para rendir en tierra, grava y barro. No están diseñadas para circular por carretera y se llevan a su destino en un remolque.

Motos de aventura: a medio camino entre una motocicleta y una moto todoterreno, las motos de aventura son perfectas para el piloto que ama el off-road tanto como la conducción convencional.

2. Piensa cuándo, cómo y dónde vas a conducir

Conduciendo moto

Te recomendamos hacerte estas preguntas para que identifiques las características claves que te ayudarán a encontrar la moto que mejor se adapte a ti:

¿Usarás tu moto para tus trayectos diarios?

Muchos motociclistas que se desplazan al trabajo eligen motos ágiles con motores más pequeños que les proporcionan un excelente rendimiento de la gasolina.

¿Quieres poner a prueba tus habilidades en un circuito?

Una moto construida para un manejo sensible, como una moto deportiva o una Cafe Racer, podría ser lo que estás buscando.

¿Quieres llevar tu moto en viajes largos por carretera?

Busca motos construidas para la comodidad de los viajes largos y la capacidad de carga extra, como las Cruisers y las motos de turismo.

Por supuesto, también pueden haber muchos otros factores en juego. Quizás simplemente te guste más el aspecto de un estilo  que el de otro, o que tengas cierta fidelidad a una marca concreta. Lo más importante es tener una idea clara de lo que quieres de tu moto para poder decidir.

3. La investigación es tu amiga.

Comienza tu búsqueda con una lista de los modelos que te interesan y las características que buscas. Investiga un poco en Internet para conocer la reputación de las diferentes marcas y modelos, incluyendo los que son conocidos por ser fiables y buenos para los principiantes. Hay un montón de buenas guías disponibles en la red para ayudarte a conocer las diferencias entre marcas y modelos, también para entender las complejas especificaciones de rendimiento que puedas encontrar.

4. Asegúrate de que la moto se adapta bien a tu cuerpo.

Prueba moto

Tu cuerpo tiene una relación mucho más estrecha con una moto que con un coche o un camión. Una motocicleta tiene que ser cómoda, así que pasa algún tiempo sentado en la moto y siente su altura y peso. Algunas veces no podrás hacer pruebas de manejo, pero siempre puedes hacerte una idea de si la moto es cómoda o no.

La altura del asiento y la forma del sillín son especialmente importantes, ya que estas características suelen ser difíciles de cambiar sin modificar significativamente la moto. Los conductores principiantes suelen querer una moto con un sillín lo suficientemente bajo como para poder plantar ambos pies en el suelo en un semáforo.

5. No te dejes llevar por la potencia

Muchos motociclistas veteranos animan a los principiantes a empezar con una moto con un motor más pequeño y de menor cilindrada, entre 250cc y 600cc. Aunque no es una regla, empezar con una moto pequeña tiene algunas ventajas:

  • A menudo ahorrarás dinero si optas por una moto con un motor más pequeño.
  • Las motos con motores más pequeños y de menor cilindrada suelen ser más fáciles de manejar.
  • Aprender a conducir una moto menos potente te ayudará a aprender la técnica adecuada antes de pasar a algo más potente.

Esperamos estos tips te ayuden a encontrar la moto perfecta para tu y tus trayectos.

También te puede interesar: 7 mejores motonetas que puedes comprar