Elegir una cama puede parecer una decisión importante, pero no tiene por qué ser estresante. La mayoría de las cabeceros y marcos de cama están diseñados para funcionar juntos.

A continuación, te explicamos unos sencillos pasos para ayudarte a elegir la combinación adecuada.

1. Elije tu cabecera

Elije una cabecera en función del estilo de tu dormitorio, o del estilo que te gustaría conseguir. Los cabeceros tapizados son los más cómodos, ya que ofrecen una superficie acogedora en la que apoyarse cuando se lee en la cama.

Los mechones o las cabezas de clavos añaden dimensión a un cabecero tapizado. Los cabeceros de cuero ofrecen un estilo elegante, además de ser duraderos y fáciles de limpiar.

Los cabeceros de madera se adaptan a una amplia gama de estilos, desde el moderno de mediados de siglo hasta el industrial o el rústico, dependiendo del tipo de madera. Los cabeceros de madera tallada transforman las habitaciones con un estilo llamativo. Consejo rápido: Los cabeceros más altos añaden más dramatismo al dormitorio.

2. Elige un marco de cama

Una vez elegido el cabecero, escoge un marco que lo complemente en cuanto a material (madera, tapicería o metal), estilo y color.
Consejo rápido: los marcos de cama bajos hacen que tu cabecero destaque aún más.

3. Pide el tamaño adecuado

Nuestra selección de armazones de cama va de twin a king. Nuestras medidas son estándar, pero asegúrate siempre de medir tu habitación o su colchón antes de hacer el pedido. Puedes encontrar las dimensiones detalladas de cada producto en línea.

4. Ten en cuenta

Todos nuestros cabeceros pueden utilizarse con marcos metálicos estándar. Si utilizas un somier, ten en cuenta que éste elevará la altura del colchón y cubrirá parte del cabecero.

También te puede interesar: ¿Cómo elegir mejor lo que necesitas para cocinar?